10 Consejos Para Tener Una Autoestima Saludable

La confianza es una cualidad personal vital. ¿Qué le da a una persona? En primer lugar, una sensación de felicidad. Los que tienen una baja autoestima son propensos a la autocrítica constante y a las dudas sobre sus acciones. No es de extrañar que en estos casos, la vida pase volando, no podamos hablar de felicidad y éxito.  La persona que tiene confianza en sí misma evalúa positivamente sus habilidades y capacidades y, por lo tanto, logra más fácilmente sus objetivos.

En este artículo hablaremos de las causas de la inseguridad y consideraremos métodos eficaces para mejorar la autoestima. Para empezar, hablemos del concepto de autoestima y sus funciones.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es la percepción que una persona tiene de sí misma, de sus cualidades, sentimientos, aspectos positivos y negativos. Es la conciencia de la importancia de la propia personalidad y de las acciones en la sociedad.

La autoestima tiene las siguientes funciones:

  • Reguladora: permite al individuo tomar sus propias decisiones.
  • Desarrollo: fomenta el desarrollo de la persona.
  • Protector: proporciona estabilidad e independencia al individuo.
  • Emocional: le ayuda a sentirse satisfecho con sus propias cualidades y otras características.
  • Señalización: muestra la actitud real de una persona hacia sí misma.
  • Adaptativo: ayuda a la persona a adaptarse a su entorno.
  • Predictivo: controla la actividad al inicio de un caso.
  • Correctivo: permite regular el proceso de realización de una tarea.
  • Retrospectiva: permite evaluar su actividad y comportamiento al final de la tarea.
  • Motivador: le anima a actuar para recibir elogios.
  • Terminativa – obliga a detener cualquier acción si la autocrítica y la insatisfacción con uno mismo aparecen en el proceso de su realización.

La autoestima es esencialmente la idea que tiene una persona de sí misma, que puede estar influenciada por los demás que la rodean: familia, amigos y compañeros de trabajo.

Es importante distinguir entre una autoestima adecuada y la confianza en uno mismo. La autoconfianza es una valoración exagerada de la propia valoración ante los demás, la altanería.  La autoestima adecuada es una relación correcta de las fuerzas propias y los objetivos, la evaluación más precisa de las habilidades y cualidades de una persona.

La baja autoestima se manifiesta en una excesiva autocrítica, inseguridad y timidez. Estas personas tienen dificultades para socializar y suelen ser propensos a la depresión.

La percepción correcta de sí mismos: es una evaluación razonable de sus puntos fuertes y débiles, una presentación competente de sí mismos ante la sociedad y, por supuesto, el amor propio. Una persona segura de sí misma se centra en sus éxitos y realiza un análisis constructivo de sus errores sin autodesprecio ni críticas innecesarias.

Un punto importante: si una persona quiere ser amada, primero debe amarse a sí misma. Según los psicólogos, la gente se siente atraída por las personas de éxito y seguras de sí mismas.

Veamos los signos típicos de la baja autoestima en la próxima sección.

Síntomas de baja autoestima

¿Qué es lo que delata a alguien con baja autoestima? Hay algunos síntomas clásicos de la baja autoestima:

  • La preocupación constante y el miedo a cometer un error hacen que todas las cosas importantes se retrasen «hasta tiempos mejores».
  • Crítica excesiva de sí mismos, comparándose con los demás.
  • La inseguridad. Esto esconde un deseo de agradar y complacer a los demás.
  • Celos de los demás.
  • Una percepción doliente del comportamiento de los demás.
  • El pesimismo, una visión negativa de la vida.
  • La envidia.
  • Autocompasión, posicionarse como víctima.
  • Dificultades de comunicación, miedo a hacer nuevos contactos.
  • Rigidez, encorvamiento, dificultad para hablar, etc.

Una persona con baja autoestima da por sentado todos los fracasos de la vida, lo que le lleva a comportarse mal. En este caso, las personas de su entorno también empiezan a juzgar negativamente, lo que puede llevarle a la depresión.

Es importante entender que hay ciertas razones detrás de esta autopercepción. Veámoslos con más detalle.

Causas de la baja autoestima

Según los psicólogos, la autoestima puede estar influenciada por varios factores: la relación con sus padres en la infancia, la evaluación de los demás, la fijación en un fracaso particular, la apariencia. Veamos algunas causas típicas.

Desde la infancia

A menudo, los padres rodean a su hijo con cuidados hiperpaternales, temiendo que el bebé haga un mal movimiento, se caiga o se haga daño. Estas influencias conforman el sentimiento de impotencia e incapacidad del niño y lo hacen completamente dependiente de mamá y papá. El resultado de esta educación es que en la edad adulta es difícil que una persona tome una decisión y haga algo por su cuenta.

El niño también sigue el ejemplo de sus padres: si ve que mamá o papá son inseguros, reproducirá este comportamiento en el futuro. Por ejemplo, la madre permite que su padre la insulte o el padre no la defiende en discusiones o en situaciones de peligro porque no está seguro de su propia fuerza.

Otra razón proviene de la infancia: la falta de amor de los padres hacia el niño y la constante comparación con otra persona que no le beneficia.  Esto es lo contrario de una situación de hiperactividad. El niño es ignorado, descuidado o, peor aún, maltratado y abusado físicamente. Como resultado, el niño pierde la fe en sus propias fuerzas y habilidades. Este tipo de situaciones convierten al niño en un adolescente «difícil» en el futuro.

Las experiencias negativas

Hay momentos en nuestra vida en los que todos tenemos malas experiencias. Puede ser una mala relación, la traición de un amigo o un fracaso en el trabajo. Aquí es importante evaluar la situación adecuadamente, en lugar de hacer una autocrítica excesiva. A menudo, una persona se atasca en las malas experiencias y empieza a evitar tomar decisiones.

Por cierto, en la infancia los fracasos pueden causar al niño un grave trauma psicológico que afecta a la autoestima en el futuro.

La influencia de los demás

Un papel importante en la formación de la autoestima juega la sociedad. Cuando no se valora la iniciativa y la autonomía, no se desarrolla la confianza en uno mismo.

Las críticas excesivas a los demás tienen un impacto especial. Si una persona tiene un carácter débil desde el principio, las críticas le perjudican: pierde el ánimo, se retrae y no tiene ganas de hacer nada. A menudo, un personaje débil se critica deliberadamente en público.  Su objetivo es conseguir una refutación y aumentar su propia autoestima. En este caso es importante animar, en lugar de apoyar, la opinión de la persona.

La comunicación con los manipuladores también contribuye a la baja autoestima. Para ellos es importante imponer su opinión, ganar poder sobre el individuo infundiendo inseguridad en su víctima y exaltando su importancia.

La apariencia

La falta de satisfacción con el propio aspecto o la presencia de anomalías visibles suele ser la causa de las burlas de los compañeros y de las críticas malsanas de los demás cuando se es adulto.  Por ejemplo, si una mujer se avergüenza de su sobrepeso, cualquier comentario que le hagan los demás será especialmente fuerte y puede incluso llevarla a la depresión, mientras que para una mujer segura de sí misma, las críticas son una excusa para mejorar en algo.

Este es un caso en el que vale la pena recordar una simple verdad: quiérete a ti mismo y los demás te querrán.

En cualquier caso, sea cual sea la causa de la caída de la autoestima, hay excelentes métodos que se aplican para recuperar la confianza. Hablemos de los más eficaces.

Métodos eficaces para aumentar la autoestima

El paso más importante en el camino de la superación personal es darse cuenta de que hay un problema. A menudo, la persona se enmascara detrás de otros sentimientos y evita deliberadamente abordar la cuestión. Una vez que se tome conciencia, se puede pasar con seguridad a los siguientes métodos para mejorar la confianza en uno mismo:

 

  • Inicie un diario de logros. Este paso no requiere ningún compromiso monetario o de tiempo importante. Es sencillo: al final de cada día, tómate entre 10 y 15 minutos para escribir las pequeñas y grandes victorias que te han ocurrido hoy. Quizá hayas leído un libro o te hayas levantado una hora antes de lo habitual. Siempre se puede encontrar una razón para alabar. Esto ayudará a construir una mentalidad positiva en el día a día y a centrar la mirada en los éxitos personales. Es importante releer las notas a diario.
  • Cambia tu entorno. Evalúe a las personas con las que se relaciona más a menudo. Si hay personas negativas en tu círculo, niégate a interactuar con ellas. Intenta pasar más tiempo con personas que sean positivas, exitosas, seguras de sí mismas y que te aprecien.
  • Ejercicio. El ejercicio es la mejor manera de distraerse, de despejar los pensamientos de la negatividad. Además, si la baja autoestima está asociada a datos exteriores, el deporte ayuda a ponerse en forma. Por cierto, durante el deporte nuestro cuerpo produce la hormona de la felicidad: la dopamina.
  • Abandona la autocrítica y el autocompromiso. Usted no será capaz de mejorar su autoestima, si constantemente se reprende a ti mismo por algo o todo el tiempo para expresar la insatisfacción por su apariencia y habilidades. Elogiar más a menudo y pensar en las cosas buenas de su vida.
  • Evite las comparaciones. Cada uno de ustedes es un individuo único con su propio conjunto de cualidades, fortalezas y debilidades. Recuerda que siempre habrá quien haya conseguido más que tú. En este caso, vale la pena tomar ejemplo de ellos, en lugar de ser autodestructivos. Mejor aún, compárate hoy con el día de ayer y haz un seguimiento de tu crecimiento anotando tus logros en el diario del que hablamos anteriormente.
  • Escuchar y recitar afirmaciones. Una afirmación es un juicio positivo que crea la actitud mental correcta.  Son nuestras afirmaciones y creencias, pensamientos, sentimientos y deseos que queremos tener ahora mismo. Es importante formular las afirmaciones en tiempo presente.  Por ejemplo: «Tengo un trabajo prestigioso y bien pagado», «soy guapa y sana», «soy una persona feliz».
  • Perdónate a ti mismo. La inseguridad es a menudo una consecuencia de sentirse culpable de uno mismo. Ninguno de nosotros es inmune a los errores, y es importante perdonarse a sí mismo. Escríbete una nota y habla de tus sentimientos, emociones, pensamientos, problemas, fracasos y asegúrate de perdonarte por escrito todas las cosas por las que te sientes culpable.
  • Medita. La meditación le ayuda a relajarse físicamente por completo y a dejar de lado sus pensamientos. Hay muchas técnicas diferentes para deshacerse del resentimiento hacia uno mismo y lograr la paz.

La confianza en uno mismo no es una cualidad natural, sino una cualidad que se desarrolla a lo largo de la vida. Tu principal tarea en el camino hacia una autoestima sana es quererte a ti mismo, aprender a creer en tu propia fuerza, lo que sólo es posible a través del trabajo diario sobre ti mismo y tus pensamientos.

Haz lo que te gusta, no te niegues las pequeñas y grandes alegrías, piensa siempre en el bien y entonces todo saldrá bien.

Le deseamos buena suerte.