5 Consejos Para Un Batido Súper Saludable

Los batidos son una forma fácil y sabrosa de incorporar más productos y otros ingredientes saludables en su dieta, y ofrecen muchos beneficios que los jugos de hoy en día no tienen. Al mezclar frutas y verduras enteras en lugar de extraer el jugo, obtienes la dosis completa de fibra saludable para el corazón, y desperdicias menos de tus costosos productos. Si eliges cuidadosamente los ingredientes, los batidos pueden proporcionar una mezcla equilibrada de proteínas, grasas y carbohidratos, convirtiéndolos en un sustituto adecuado para las comidas. Los jugos, por otro lado, son en su mayoría carbohidratos, y si son principalmente a base de frutas, pueden ser una fuente concentrada de azúcar.

Dicho esto, los batidos no siempre son una opción saludable. Los batidos comprados en la tienda pueden contener más de 15 cucharaditas de azúcar de jarabes y jugos, y los batidos hechos en casa también pueden hacerte tropezar. Es fácil dejarse llevar cuando estás echando un poco de esto y un poco de aquello en una licuadora del tamaño de una jarra (yo mismo caigo en esta trampa). Aunque tengas cuidado de usar sólo ingredientes nutritivos e integrales, las calorías pueden ser excesivas. Para crear una bebida bien equilibrada que no te agobie, considera estas sugerencias.

Limitar los edulcorantes añadidos

Recomiendo usar fruta entera como único edulcorante en los batidos, si es posible. A diferencia de los edulcorantes añadidos como el jarabe de arce y la miel, que sólo proporcionan azúcar, la fruta proporciona fibra, vitaminas, minerales y otros fitonutrientes beneficiosos junto con el dulzor natural. Pruebe a usar alrededor de una taza de fruta fresca o congelada como base de su batida. Incorpore rodajas de plátano, mango, piña o naranja para obtener un perfil más dulce, pero evite el zumo de fruta, que está más concentrado en azúcar y calorías que la fruta entera. Para mantener el azúcar añadida bajo control, también querrá elegir yogur y leches sin azúcar (muchas leches no lácteas como la de almendra y coco contienen edulcorantes añadidos). Cuando termine de mezclar, pruebe el producto final. Si, y sólo si, sigue sin ser lo suficientemente dulce para su gusto, añada de 1 a 2 cucharaditas del edulcorante que prefiera (o añada de 1 a 2 dátiles en lugar de edulcorante).

Añade algunas verduras a la mezcla

Para una dosis extra de vitaminas y minerales, trata de incorporar un vegetal en tu bebida. También puedes mezclar zanahorias, remolacha o puré de calabaza en lata. El apio y los pepinos también son aptos para hacer batidos, pero no son tan nutritivos como las variedades de colores profundos. Me gusta combinar verdes frondosos con bayas, ya que los tonos púrpura y azul enmascaran mejor el color verde.

El Puro en la Proteína

Añadir al menos un ingrediente rico en proteínas hace que tu batido sea más sustancioso y llenador, lo que es especialmente importante para que puedas tomarlo como un desayuno completo. Las buenas opciones incluyen yogur natural bajo en grasa, leche descremada o al 1%, leche de soja y un tofu suave. Tenga en cuenta que muchas leches no lácteas, incluyendo la de almendra y coco, proporcionan un mínimo de proteínas.

Vea los extras

Puedes mejorar el perfil nutritivo de tu bebida añadiendo nueces y mantequillas de nueces, aguacate, semillas de chía o lino, polvo de cacao o plumillas de cacao, germen de trigo, avena y otros ingredientes saludables, pero también aumentarás el recuento de calorías. Por ejemplo, cada cucharada de mantequilla de nueces aporta otras 100 calorías, y podrías añadir fácilmente de 2 a 3 veces esa cantidad si sacas la mano del frasco. Con los ingredientes de alto contenido calórico, puede que necesites sacar las cucharas de medición para asegurarte de que no te vayas por la borda con las porciones.

Haz un recuento de calorías aproximado

Recomiendo hacer algunas matemáticas rápidas para asegurarse de que no estás sorbiendo más calorías de las que crees, especialmente si estás cuidando tu peso. Si estás bebiendo un batido como comida de desayuno, 400 calorías es un límite razonable (los hombres y las mujeres activas pueden ser más liberales). Para un batido del tamaño de un bocadillo, limítese a unas 200 calorías.

Un último consejo: Si terminas haciendo más batido del que esperabas, vierte la mezcla sobrante en moldes de paletas heladas. Tu desayuno se convierte en un postre congelado afrutado para disfrutarlo más tarde en la semana!