7 Alimentos Para Prevenir Un Coágulo De Sangre Mortal

Un coágulo de sangre se produce cuando un tipo de sangre pasa de ser líquida a semisólida o gelatinosa. Aunque los coágulos de sangre son un proceso importante para evitar una hemorragia excesiva durante una lesión, algunos tipos de coágulos de sangre pueden ser muy perjudiciales para la salud.

Uno de ellos se conoce como trombosis venosa profunda o TVP, que es un coágulo de sangre que se asienta en lo más profundo de las venas. Esto puede impedir el flujo de sangre a la zona afectada e incluso llegar a otras partes del cuerpo, como el corazón o los pulmones, lo que puede ser incluso mortal.

Las personas con enfermedades como el cáncer, las cardiopatías, el síndrome del intestino irritable y los trastornos hemorrágicos hereditarios corren un alto riesgo de sufrir trombosis venosa profunda. Pero las personas normales también pueden ser propensas a ello, y por eso es tan importante la precaución.

Una de las formas más sencillas de reducir activamente el riesgo de sufrir un coágulo mortal es cambiar la dieta. He aquí una lista de 7 productos que le ayudarán a conseguirlo; además, son muy fáciles de añadir a sus comidas diarias.

1. Bebe más agua

La deshidratación es uno de los principales factores que contribuyen a la formación de coágulos de sangre. Cuando no hay suficiente agua para mezclarse con la sangre, ésta se vuelve más espesa y es mucho más probable que se coagule. Aunque los científicos modernos han cuestionado la recomendación de beber 6 vasos de agua al día, nadie discute que hay que beber mucha agua.

Uno de los mejores indicadores para saber si su cuerpo está recibiendo suficiente agua es el color de su orina. La orina clara o de color amarillo claro es portadora de un cuerpo sano, mientras que la orina de color amarillo oscuro, naranja o marrón indica que no estás recibiendo suficiente agua.

2. Especias y kiwi

Una dieta saludable es aquella que es rica en frutas y verduras, de eso no hay duda. Pero el kiwi es especialmente fuerte cuando se trata de prevenir los peligrosos coágulos de sangre. Según un estudio de la Universidad de Oslo (Noruega), las personas que comían de 2 a 3 kiwis al día tenían menos activación de las plaquetas, el mecanismo de coagulación de la sangre, en comparación con las personas que no comían nada. También tenían niveles de colesterol más bajos.

Si no te gusta el kiwi, también puedes probar con otras frutas con alto contenido en salicilatos, un elemento anticoagulante como las naranjas, los arándanos, las pasas, las fresas, los arándanos y las ciruelas.

3. Añade especias a tu vida

El ajo es uno de los ingredientes más comunes en la medicina antigua. De hecho, los egipcios lo utilizaron durante mucho tiempo por sus propiedades anticoagulantes. Añadir mucho ajo a su dieta puede reducir en gran medida el riesgo de TVP.

El ajo puede añadir mucho sabor a un plato, pero no tiene por qué quedarse ahí. Muchas otras hierbas y especias, como la cúrcuma, la pimienta de cayena, el tomillo, el pimentón, las hojas de curry, la menta y el jengibre, también son ricas en salicilatos. De esta manera, tu comida no sólo estará llena de sabor, sino que también tendrá muchos beneficios para la salud.

4. Pásate al aceite de oliva virgen extra

El aceite de oliva es una de las elecciones que puedes hacer en tu dieta, mucho mejor que los aceites vegetales. Según el American Journal of Clinical Nutrition, los fenoles del aceite de oliva pueden ayudar a reducir la intensidad de ciertas sustancias en la sangre que favorecen la formación de coágulos.

No sólo es bueno para la salud del corazón, sino que también es muy fácil de usar: ¡sólo hay que sustituir el aceite de cocina habitual por él! También puedes añadir ajo y otras hierbas y especias saludables como acompañamiento.

5. Disfruta de los frutos secos y los cereales integrales

Se ha demostrado que la vitamina E, un anticoagulante natural, reduce el riesgo de trombosis venosa profunda. Al mismo tiempo, puede prevenir la formación de nuevos coágulos de sangre en personas que ya han sufrido una TVP.

Los frutos secos y los cereales integrales son excelentes fuentes de vitamina E. Añade a tu dieta muchas nueces, almendras, avellanas, avena, lentejas y trigo.

6. Apuesta por el pescado y el lino

Según estudios científicos, añadir 1,8 gramos de ácidos grasos omega-3 adicionales a su dieta cada día puede aumentar el flujo sanguíneo y reducir significativamente el grosor de sus arterias. El consumo de alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 no sólo le ayudará a reducir el riesgo de trombosis venosa profunda, sino también el de sufrir un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco.

El pescado es una de las fuentes más comunes y habituales de ácidos grasos omega-3, especialmente especies como el salmón, la caballa, la trucha, el arenque y la anchoa. Si no eres amante del pescado, también puedes obtener tu dosis de omega 3 de alimentos como las semillas de girasol y las de lino.

7. Bebe vino tinto o zumo de uva

Una copa de vino tinto por la noche puede hacer algo más que aliviar el estrés. Las investigaciones sugieren que, debido a sus altos niveles de flavonoides, puede prevenir los coágulos de sangre. Estos actúan controlando la producción de plaquetas, reduciendo los niveles de fibrinógeno (un coagulante de la sangre) y acelerando la fibrinólisis (un proceso que descompone los coágulos sanguíneos). Los que no beben alcohol pueden conseguir un efecto similar bebiendo zumo de uva roja.

Palabras finales: reducir las grasas trans

Ahora que hemos hablado mucho sobre los alimentos que hay que añadir a la dieta, es el momento de empezar a pensar en los que hay que evitar. En particular: los alimentos ricos en grasas trans y grasas saturadas.

Las grasas saturadas aumentan la inflamación, inhiben el flujo sanguíneo libre y aumentan el riesgo de coágulos sanguíneos y trombosis venosa profunda. Entre los alimentos que hay que evitar se encuentran los productos lácteos, las carnes grasas, los alimentos poco saludables, los alimentos procesados, los alimentos envasados, etc. Lea siempre la lista de ingredientes antes de comprar algo en una tienda.

La mayoría de nosotros tiende a recurrir a los tipos de alimentos mencionados cuando tenemos una necesidad repentina. Si nos atenemos a todo lo que hemos comentado anteriormente, por ejemplo, beber mucha agua, comer cereales integrales, frutos secos, frutas y verduras puede reducir significativamente la probabilidad de que el tiempo nos apremie. Almacenar en casa y en la oficina abundantes tentempiés saludables a medida que vayan apareciendo.

Y la última nota es un impulso para ponerse en forma y hacer más ejercicio. El ejercicio no sólo es una parte necesaria de una mente y un cuerpo sanos, sino que un estilo de vida sedentario es un factor importante para desarrollar una trombosis venosa profunda.