Maneras Científicamente Probadas De Hacer Tu Vida Más Feliz

1. Combatir la depresión mediante el ejercicio

La ciencia lleva mucho tiempo demostrando por qué el ejercicio es esencial en nuestra vida diaria. El estudio, que se cita en el libro The Happiness Advantage, también ha confirmado la importancia del ejercicio para encontrar la felicidad.

En este estudio, los pacientes deprimidos se dividieron en tres grupos. El primer grupo fue tratado con medicación, el segundo con ejercicio y el tercer grupo volvió a llevar una vida normal combinando la medicación con el ejercicio.

Después de seis meses, se examinó a los pacientes de los tres grupos en busca de recidivas. Y estos fueron los resultados. De los que habían tomado sólo la medicación, el 38% había recaído en la depresión. El grupo que fue expuesto a la terapia combinada tuvo una tasa de recaída ligeramente inferior, del 31%. El mejor resultado lo mostró el grupo tratado sólo con ejercicio, con sólo un 9% de recaídas.

Este estudio demuestra claramente que el ejercicio es la mejor manera de combatir la depresión.

He aquí otro estudio que también demuestra que las personas que cuidan su cuerpo y están en buena forma física se sienten más felices.

Los beneficios del ejercicio son innegables. Entonces, ¿por qué esperar? Empieza a hacer ejercicio hoy mismo. Empieza con algo pequeño y adquiere el hábito de hacer ejercicio todos los días.

2. Es una tontería menospreciar la importancia de un sueño adecuado

Pasamos aproximadamente un tercio de nuestra vida durmiendo, así que es una tontería subestimar el impacto del sueño en toda nuestra vida. Aquí hay un interesante estudio de 2011 que mostró cómo el sueño afecta a los sentimientos de felicidad.

La conclusión del estudio es la siguiente: las personas que duermen por la tarde son menos susceptibles a las emociones negativas y más sensibles a las positivas.

Todos sabemos que si no dormimos lo suficiente, o no dormimos en absoluto, tenemos problemas emocionales. Al mismo tiempo, una buena noche de sueño completo nos pone en un estado de ánimo positivo, estamos despiertos y nos sentimos bien.

3. Deja de mirar demasiado tu teléfono y otros aparatos

Un estudio de la Universidad Estatal de Kent encuestó a 500 estudiantes. Los resultados fueron que los estudiantes que utilizan mucho el móvil tienen menos probabilidades de estudiar, presentan mayores niveles de ansiedad y se sienten menos felices.

La doctora Ramani Durvasula, psicóloga clínica licenciada y profesora de psicología en la Universidad Estatal de California, cree que la gente pasa demasiado tiempo con los gadgets sin dejarlo para la simple comunicación en directo.

Esto también puede explicar el mayor nivel de ansiedad. Los jóvenes temen perderse las noticias de sus amigos virtuales, por lo que cogen sus aparatos una y otra vez. Así, les resulta difícil llevar una vida normal por sí mismos.

Aristóteles creía que la moderación en todas las cosas es lo más importante. Los teléfonos móviles y otros aparatos no son una excepción, por muy innovadores que sean.

4. Pasar más tiempo con los seres queridos

Es posible que ya hayas oído esto antes.

«No haber pasado suficiente tiempo con la familia y los amigos» es el arrepentimiento más común de la gente en su lecho de muerte. Si pasamos tiempo con las personas más cercanas a nosotros, si las cuidamos, nosotros mismos nos hacemos más felices.

5. Salga a pasear lo más a menudo posible

Sean Achor, profesor de la Universidad de Harvard y autor de The Happiness Advantage (La ventaja de la felicidad), cree que si pasas al menos 20 minutos al aire libre con buen tiempo, no sólo mejorarás tu estado de ánimo, sino que también mejorarás tu memoria de trabajo y serás más productivo a la hora de generar nuevas ideas.

Otro estudio de la London School of Economics and Political Science también lo confirma. El estudio ha descubierto que el aire fresco y un día cálido y soleado en la playa son ideales para la mayoría de las personas. Los participantes en el estudio señalan que se sienten mucho más felices así que en un entorno urbano.

Si se pregunta cuál es la temperatura exterior que hace que la gente se sienta más feliz, le sorprenderá saber que es de 13,9 °C (según una encuesta de la Sociedad Meteorológica Americana).

6. Dedicar al menos dos horas a la semana a los demás

Te sorprenderá saber que puedes sentirte más feliz gastando dinero en otros que comprando algo para ti.

En 2012, se realizó un estudio en el que se dividió a los participantes en dos grupos. Cada grupo de participantes recibió dinero. Al primer grupo se le pidió que lo gastara en sí mismo, mientras que al segundo se le pidió que comprara cosas para otras personas. Según los resultados del estudio, las personas que compraron cosas para otros se sintieron mucho más felices que las que gastaron el dinero únicamente en sí mismas.

No es de extrañar que haya tantos millonarios y multimillonarios que hagan obras de caridad. Ayuda a la gente a sentirse más feliz.

Ayudar a los demás no significa necesariamente gastar dinero en los demás. Puedes convertirte en voluntario, por ejemplo. He aquí un estudio realizado en Suiza que lo demuestra: el voluntariado para ayudar a los demás te hace estar más satisfecho con tu vida.

Entonces, ¿cuánto tiempo necesitas dedicar a otras personas? Los autores del blog Buffer llegaron a la conclusión de que se necesitan 100 horas al año (o dos horas a la semana). Esta es la mejor cantidad de tiempo que debes dedicar a ayudar a los demás para que tú mismo seas más feliz.

7. No descuides la meditación

Puede que hayas oído que la meditación es muy útil. Te ayuda a estar alerta, centrado, tranquilo y, lo has adivinado, feliz.

Un grupo de científicos de Massachusetts estudió los efectos de la meditación en los seres humanos. Los participantes meditaron durante ocho semanas y se volvieron más tranquilos y más conscientes de sí mismos y compasivos.

8. Agradece cada pequeña cosa

Agradece todas las cosas buenas que los demás hacen por ti, por todo lo que hay en tu vida. Muchos estudios demuestran que la gratitud tiene el efecto más positivo en la vida de una persona.

Así que agradece cada pequeña cosa de tu vida y recuerda que hay muchas personas que no son tan afortunadas como tú.

9. Las experiencias de la vida.

Todo el mundo sabe que el dinero no puede comprar la felicidad. Sin embargo, mucha gente sigue comprando chucherías caras y sin sentido en lugar de vivir experiencias inolvidables y experiencias vitales que no tienen precio. Un estudio reciente ha demostrado que las personas que acostumbran a invertir en viajes y otras actividades que les ayudan a vivir experiencias valiosas, en lugar de cosas innecesarias, son mucho más felices.

10. Quiérete a ti mismo

Basándose en un larguísimo estudio de Harvard de casi 80 años, se reveló que el amor es todo lo que una persona necesita para ser feliz. El amor a los demás, el amor a uno mismo, el amor a Dios, en definitiva, el amor en todas sus formas.

El amor propio es algo que la sociedad moderna casi ha olvidado. Muchas personas comen comida basura y no hacen nada de ejercicio para mantener su cuerpo en buena forma. Pues bien, es hora de arreglar eso.