¿Qué Síntomas Aparecen En Caso De Tumor Cerebral?

Las neoplasias primarias del sistema nervioso central causan aproximadamente el 3% de todas las muertes por cáncer en adultos. La mayoría de los tumores del sistema nervioso central se localizan intracranealmente y solo uno de cada diez tumores se desarrolla en el canal espinal. Es bueno saber qué síntomas indican un cáncer en desarrollo.

¿Qué Síntomas Aparecen En Caso De Tumor Cerebral?

¿Cuáles son los síntomas más importantes que pueden sugerir un tumor cerebral?

En primer lugar, son: dolores de cabeza, ataques epilépticos y síntomas neurológicos focales o defectuosos. Las neoplasias intracraneales pueden causar síntomas de dos tipos: pueden dar síntomas inespecíficos, la mayoría de las veces asociados con hipertensión intracraneal, y síntomas focales.

Los síntomas de la hipertensión intracraneal crónica son con frecuencia dolores de cabeza recurrentes, alteración de la conciencia, somnolencia, náuseas, vómitos y discapacidad visual.

Además, los síntomas de aumento de la presión intracraneal también pueden sertrastornos del equilibrioo visión doble al mirar objetos distantes.

Las convulsiones son el segundo síntoma de las neoplasias del sistema nervioso central después de las cefaleas. En cuanto a los síntomas focales y defectuosos, dependen de la ubicación del tumor. Por lo tanto, puede haber, entre otros, trastornos del habla, alteraciones visuales, deterioro de las funciones de escritura o paresia.

Las neoplasias del sistema nervioso central son muy diversas en cuanto a su histología , los gliomas son un tipo muy común de neoplasias primarias del sistema nervioso central.

¿Qué son los gliomas?

Los gliomas son tumores del sistema nervioso central que se originan a partir de las células gliales, que son el segundo componente del tejido nervioso además de las células nerviosas. Hay varios tipos de células gliales, incluidos los astrocitos (también conocidos como gliales estrellados), los oligodendrocitos (también conocidos como gliales gliales) o los gliales ependimales.

Entre los gliomas, el tipo de neoplasia más común son los gliomas que se originan en los astrocitos.

¿Qué tipos de gliomas se pueden incluir aquí?

Glioblastoma multiforme: Es el glioma más maligno de origen astrocítico. Es el tumor cerebral maligno primario más común en adultos (aproximadamente el 25% de todos los tumores). Ocurre principalmente en los ancianos.

¿Cuál es el tratamiento del glioblastoma?

El tratamiento quirúrgico complementado con telerradioterapia y posiblemente braquiterapia es de gran importancia aquí. La quimioterapia puede prolongar ligeramente el tiempo de supervivencia de los pacientes. Desafortunadamente, el pronóstico de este cáncer es malo. Sin tratamiento, hasta el 95% de los pacientes mueren dentro de los tres meses posteriores al diagnóstico, y la mayoría de los pacientes sobrevive solo un año después de la operación después del tratamiento adecuado.

Astrocitoma anaplásico: A menudo tiende a progresar a glioblastoma. Sin embargo, su pronóstico es ligeramente mejor y los métodos de tratamiento son similares.

Astrocitoma fibrilar: Este tipo de glioblastoma es característico de los adultos jóvenes y, a menudo, progresa a glioblastoma multiforme. ¿Cómo es su tratamiento? Todo depende de la ubicación del tumor. Si se puede retirar sin exponer al paciente a posibles déficits focales tras la cirugía, se realiza la resección del tumor.

En una situación en la que el tumor se encuentra cerca de centros importantes en el cerebro, cortar incluso un fragmento del mismo puede empeorar significativamente la calidad de vida del paciente. Si el tumor no se extirpa por completo, este procedimiento generalmente se complementa con radioterapia, aunque su efectividad varía.

Astrocitoma de células pilosas: Es un tumor benigno que suele afectar a niños y adultos jóvenes. No muestra tendencia a invadir tejidos cerebrales ni a transformarse en glioblastoma multiforme o astrocitoma anaplásico. Este tipo de glioma generalmente se localiza en el nervio óptico, así como en el tronco encefálico y el cerebelo. El pronóstico es muy bueno, la escisión completa del tumor equivale a una recuperación completa y no se necesita terapia de apoyo. En el caso de resección tumoral incompleta, el pronóstico es ligeramente peor, pero la tasa de supervivencia sigue siendo superior al 75%. El peor pronóstico es para los tumores localizados en el hipotálamo y en la parte inferior del tronco encefálico, ya que son áreas inoperables.

Además, los niños pueden desarrollar glioblastomas. Estos tumores incluyen meduloblastoma. Este tumor se encuentra en el cerebelo. La cirugía, que tiene como objetivo la extirpación radical de la neoplasia, juega un papel fundamental en el tratamiento. Además, en ocasiones se utiliza como tratamiento adicional la radioterapia y la quimioterapia.